martes, 13 de noviembre de 2007

Que Experiencia...


El pasado domingo 11 de noviembre en Playas de Tijuana en la Plaza Monumental se presento la maxima figura mundial del rejoneo Pablo Hermoso Mendoza, desafiante, seguro de si mismo, elegante, soberbio, rigido, asi fue su entrada triunfal la verdad es que fue un gusto ver la forma como domina el ruedo, al toro y a la muerte.

Pero mas alla, otro fue mi sentir, tenia años que no iba a una corrida creo que desde hace 15 0 20, y habia olvidado que nosotros aqui en Tijuana no tenemos la cultura de lo que verdaderamente es la fiesta taurina. Recuerdo con ansia esperar el domingo y junto con mis amigas y amigos asistir a dicho evento, la cerveza, el vino, los cigarros, las risas, la platica, el contoneo de nuestros cuerpos, tras el esperado chiflido, y despues un lugar de moda para seguir con la fiesta.

En esta ocasion fue diferente, madura...aunque llena de vida, con dos hijos..expulsados del mismo vientre pero tan increiblemente diferentes...llegamos a la Plaza de Toros... como la primera vez, la musica, las botanas, las sodas, el vino, las risas, la platica, el delicioso frio, tratando de empaparme minuto a minuto de sus reacciones ante lo que iban a presenciar. Inicia la corrida entre aplausos, gritos, felicitaciones, oles, mi hijo el mas grande disfrutaba en su totalidad, y estaba contento haciendo comentarios como...Mama.. me gusta esto de los toros, me gusta la fiesta, la gente elegante, la comida, la musica, los caballos, los trajes de los toreros, el peligro, solo me asusta un poco la muerte del toro, pero me gusta de verdad. Mi otro corazon... al principio disfrutaba, de la musica, de la gente, de las botanas.. pero desde el inicio, se fue transformando su rostro, en cuanto salio el prmer picador. Palidecio al instante, sus ojos parecian desorbitarse, le sudaban las manos, desviaba su mirada, cubria sus ojos, y cuando llego la estocada final, se paralizo, mientras toda la gente se perdia entre gritos y aplausos, el permanecio sentado ajeno a lo que presenciaba. Al segundo toro su rostro con mas fuerza se transformaba y sus ojos se llenaban de lagrimas, no pudo mas y se levanto y me dijo: Lo siento mama.. pero no puedo mas.. ya me voy... no se vale... que el toro mate al torero, el no se puede defender... estamos en contra de la naturaleza y me voy... no quiero estar aqui...todos felices y yo estoy muy triste...Adios me voy.

Ante tal reaccion y con tal conviccion, gustosa me pare..como rayo...me tomo de la mano y nos despedimos de lugar... Por suerte comenzo a llover y su padre y mi otro hijo llegaron mas tarde... Finalmente esa es la vida...nosotros les enseñamos a nuestros hijos lo que es el mundo y ellos tienen la libertad para escoger que es lo que mas les gusta o les conviene..

1 comentario:

mas de 30 dijo...

Para mi esa disque fiesta es todo un crimen , me identifico con tu hijo , que horror la fiesta esa