lunes, 11 de mayo de 2009


Tenia la necesidad de sentir el contacto en mi cuerpo, seguirme apapachando dejandome querer darle a mi cuerpo soltura...Asi que decidi que un buen masaje relajante y una terapia de piedras calientes serian justo lo que mi cuerpo solicitaba increible el sentir el peso y el calor extremo de las piedras recorriendo toda mi espalda.


Fue curiosa la sensacion que me embriago despues de una hora de sentir como mi cuerpo iba soltando toda la tension muscular, una sensacion de mareo, de ligereza, de paz, de tranquilidad, como si el mundo se hubiese quedado suspendido al salir sentia como si todo se moviera en camara lenta, mis ojos brillaban con una intensidad, me senti en silencio, con una sonrisa dibujada en mi rostro...Justo lo que neesitaba...


2 comentarios:

LuNa dijo...

Hedonista la sra!!! jaja que maravilla

Sor Juana dijo...

Que rico consentirse, apapacharsepor ahi empiezala conquista!!!!! BIEN AMIGAAAAA!!!!!