domingo, 3 de enero de 2010


Parte del ritual vivido en este 31 de diciembre para despedir el año viejo fue hacer una lista de VALORES, escribirlos en un papelito depositarlo en una cajita, y cada uno de los ahi presentes que eramos 14, tomabamos nuestro valor y lo leiamos parte del compromiso es aplicar este valor el resto del año o hacerlo parte ya de nuestra vida... Ami me toco GRATITUD, voces se escucharon decir !Tu eres agradecida! y una voz interna que siempre me acompaña me susurro al oido y exclamo escucha!!! con atencion y reflexiona..


Al llegar a casa despues de pasar unos dias felices de fiesta y algarabia, de respeto y armonia, eso fue lo que se vivio en este lugar hermoso en una cabaña majestuosa en la montaña fria y vestida de nieve. Abre la puerta de mi casa una Mujer de 74 años con los ojos vestidos de lagrimas, dolor y tristeza, cansancio y hartazgo "Mi abuela", sintio la soledad, la falta de compañia, el silencio abrumador, la ausencia de mis crios y la locura nuestra, sintio la ausencia de su familia en general, las perdidas de sus seres amados su hija y su reciente hermana fallecida, nos quedamos atonitos perplejos, la felicidad y la algarabia que nos acompañaba se esfumo nuestros rostros enmudecieron y se sintio un ambiente tenso en casa.. Nuestra reaccion fue de compañia y a su vez de silencio cada quien se refugio en su espacio y un silencio sepulcral vistio mi casa...

Senti tristeza y coraje al mismo tiempo su depresion y desesperanza se apodero de Ella, me v i reflejada en muchos capitulos de mi historia, mi reaccion de impulso fue de coraje, senti ira y recorde episodios de infancia donde los dias de fiesta se convertian en esto en silencios y tristeza, renegue una vez mas... Y por un instante escuche esa voz dentro de Mi suave y sigilosa susurandome al oido... Sin juzgar, Ella sufre de una enfermedad incurable llamada VEJEZ... se paciente y entiende es parte de la Vida, como esa hoja que en el otoño esta a punto de caer por que llega el invierno... GRATITUD Mujer, Se AGRADECIDA con esta anciana que dejo por desicion propia y por amor a Ti, los mejores años de su Vida.

Lagrimas corren por mis mejillas y entendi que el buen Juez por su casa empieza.

Asi fue, como la Vida me dio una tarea y empiezo a realizarla.

3 comentarios:

MARIAL VILLEGAS dijo...

Es en casa y con los seres que mas amamos donde estan las oportunidades de crecimiento.

María BlancaNieves dijo...

Me gustaría saber tu nombre, para nombrarte con cariño.

No amiga, la vejez no es una enfermedad incurable mi niña, es solamente una etapa en la que los recuerdos se azotan intempestivamente en la memoria y es inevitable llorar por aquello que tanto se quiso. La vejez, quizás, sólo es la vulnerabilidad expuesta sobre una mesa, de la cual, todos juzgan sin saber de aquello por lo que se llora, suspira o sonríe, no obstante, recuerda que somos nosotros los que alejamos a nuestros ancianos y los recluimos en una especie de asilo silencioso, somos nosotros lo que no escuchamos su interior, quizás porque sus ojos muestran tanta sabiduría que nos intimida. Me nacieron ganas de abrazar a tu abuela, porque así como ella, inclusive tú y yo, sabemos de ese amargo sabor que la soledad conlleva, y nos hacemos las ciegas porque pensamos que irrumpirá en nuestras almas la nostalgia y abrazará nuestros valiosos espacios.
Gratitud es lo que te ha tocado. Imaginé por un momento estar allí, en aquella cabaña donde el silencio aún no ha sido violado por el hombre y te diría mirándote a esos ojos que guardan una historia repleta de nostalgias pero que intentas ocultar... Amiga, la gratitud es una virtud que no se pesa en balanza alguna. Pese a lo que ambas hayamos vivido, porque em en ti se intuye, hemos de agradecer que dimos vida, retoños de nuestra propia sangre, y aunque a uno lo deposité en los brazos de un ángel cuando apenas conocía la luz, me siento agradecida por haber tenido la breve oportunidad de acariciar su diminuto rostro y, actualmente, así lo absurdo y oscuro atice la llama del dolor y la tristeza, seguiré agradeciendo la oportunidad de vivir un día más.
Tu abuela tan sólo es el reflejo de lo que seremos y eso que necesitas ahora ella también, por lo mismo, acércate y en silencio abrázala, no hacen falta palabra cuando el abrazo es absolutamente sincero y amoroso.

Me conmovió tu experiencia y me identifico mucho contigo.

Sé feliz e intenta hacer felices a los que te rodean, bastante tiempo tenemos por las noches para llorar nuestras penas a solas...

Te mando el más sincero de los abrazos que de mi alma fluye.

la base de mis soledades dijo...

HERMOSAS TUS PALABRAS LLENAS DE SABIDURIA Y AMOR.. gRACIAS DESDE LO MAS PROFUNDO DE MI SER POR ESTE REGALO.